Back to top


La verdad sobre estos 8 mitos sobre el seguro de vida

Actualizado: septiembre 2020

La decisión de comprar un seguro de vida a menudo se enfrenta a dudas y confusiones. Después de todo, no es un tema fácil de pensar: ¿Qué pasaría si fallecieras? Cuando se trata de proteger a tus seres queridos con un seguro de vida, es importante separar la verdad de la ficción.

Para empezar, sigue leyendo para conocer la verdad sobre estos ocho mitos sobre los seguros de vida. Puede que tu perspectiva cambie y esto te permita decisiones informadas sobre la compra de un seguro de vida.

Mujer pensando

CUENTA CON COBERTURA DE CALIDAD.

Obtén la protección que necesitas y la tranquilidad que mereces con seguros de Allstate.

Obtén una cotización Encuentra un agente

Mito 1: Soy soltero/a, o casado/a sin hijos, así que no necesito un seguro de vida.

Aunque no tengas cónyuge ni dependientes, los beneficios del seguro de vida pueden utilizarse para ayudar a tus seres queridos a pagar sus deudas (como los préstamos universitarios privados, por ejemplo) si tú falleces. Piensa en deudas como la hipoteca o el préstamo del auto. Planificar con anticipación puede ayudar a proteger a tus seres queridos de gastos exorbitantes.

Mito 2: No puedo pagar un seguro de vida.

Muchas personas sobreestiman el costo de una póliza de seguro de vida a término, según Life Happens. El seguro de vida puede ser económico para muchas personas, según el tipo y la cantidad de cobertura que busques. Puedes comenzar con una póliza que se ajuste a tu presupuesto, y es posible que puedas adquirir cobertura adicional más adelante.

MITO 3: Soy un padre/madre que se queda en casa. No tengo ingresos. No necesito un seguro de vida.

Si eres un padre o madre que se queda en casa, el seguro de vida sigue siendo importante. Si bien es posible que no traigas un sueldo al hogar, es probable que proveas servicios que cuesten decenas de miles de dólares cada año en reemplazarlos. Estos pueden incluir el cuidado de los niños, el transporte diario, el mantenimiento del hogar y la cocina, por nombrar algunos. Si fallecieras, los beneficios del seguro de vida podrían ayudar a cubrir algunos de estos costos.

Mito 4: Tengo una póliza de seguro de vida a través de mi trabajo. Si me camio de trabajo o me despiden, puedo llevar la póliza conmigo.

Normalmente, la póliza de seguro de vida ofrecida por tu empleador no es portátil, lo que significa que si dejas tu trabajo, es probable que también dejes atrás la protección de tu seguro de vida. Sin embargo, cuando compras tu propia póliza de seguro de vida, decides cuánto tiempo quieres estar cubierto. Además, con una póliza individual, es posible que puedas obtener una cobertura más personalizada que se adapte a tus necesidades financieras.

Mito 5: Mis beneficiarios tendrán que pagar impuestos a la renta por las ganancias de mi póliza de seguro de vida.

Por lo general, los beneficios de su seguro de vida están libres de impuestos a la renta y no tienen que ser declarados en tus impuestos, según el Servicio de Impuestos Internas (IRS). Esto significa que si falleces, tus beneficiarios no tendrán que pagar impuestos por el beneficio que tu póliza paga. Sin embargo, cualquier pago de intereses por sobre el monto de la póliza puede ser gravado.

Mito 6: Si obtengo un seguro de vida a término, no puedo convertirlo en una póliza de seguro de vida permanente o de vida completa.

Es posible convertir algunas pólizas de seguro de vida a término en pólizas de seguro de vida permanente, dependiendo de la póliza que hayas comprado. Sin embargo, es recomendable hablar con tu agente por adelantado, ya que las pólizas a término convertible normalmente deben ser convertidas dentro de un período de tiempo específico. También puede haber requisitos adicionales con una póliza a término convertible, como el aumento de las primas.

Mito 7: No necesito un seguro de vida una vez que mis hijos sean adultos.

El seguro de vida puede ayudarte en muchas etapas diferentes de su vida. Tener un seguro de vida en una etapa posterior de la vida tiene una serie de ventajas, como ayudar a aliviar la carga de pagar los costos finales, pagar los impuestos estatales sobre el patrimonio que tus herederos puedan enfrentar, pagar las deudas que puedas haber dejado o simplemente dejarle una herencia a tus hijos.

Mito 8: Tengo una cantidad cómoda de ahorros, así que no necesito un seguro de vida.

Si bien tus ahorros pueden durar hasta tu jubilación, ¿has pensado en los gastos finales? Según la Asociación Nacional de Directores de Funerarias, el costo promedio nacional de un funeral con entierro es de unos 7,300 dólares. Si no tienes suficiente dinero ahorrado cuando fallezcas, tus seres queridos pueden tener que pagar los gastos del funeral. Otra cosa que hay que tener en cuenta es la hipoteca. Si no tienes suficientes ahorros y tu hipoteca no se paga, tus seres queridos tampoco podrán mantener su casa. El beneficio por fallecimiento de una póliza de seguro de vida puede ayudar a aliviar parte de esta carga después de tu fallecimiento.

También Te Podría Interesar:

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.

Este contenido es solo para fines informativos y puede no ser aplicable a todas las situaciones.

El seguro de vida es ofrecido a través de Allstate Life Ins. Co. & Allstate Assurance Co., 3075 Sanders Rd, Northbrook IL 60062; American Heritage Life Ins. Co., 1776 American Heritage Life Dr., Jacksonville FL 32224. En Nueva York, el seguro de vida es ofrecido por Allstate Life Insurance Company of New York, Hauppauge, Nueva York. ©2020 Allstate Insurance Company, Northbrook, IL.

Valores ofrecidos por Representantes Financieros Personales a través de Allstate Financial Services, LLC (LSA Securities en LA y PA). Corredor-comerciante registrado. Miembro de FINRA, SIPC. Oficina principal: 2920 South 84th Street, Lincoln, NE 68506. (877) 525-5727. Revisa los antecedentes de esta empresa en el sitio web BrokerCheck de FINRA.

ECC Monitor: OK